martes, 24 de abril de 2007

Hado, fortuna, destino y azar

Sartillo Rodríguez Gustavo y Mora Hernández César Alberto

De acuerdo a una pequeña búsqueda, estas son las definiciones que consideramos pueden ser más entendibles por los jóvenes que buscan acercarse a un vocabulario histórico. Es necesario precisar que, siendo requisito del curso, nuestras definiciones se basan en la concepción que los griegos tenían de esos complejos conceptos.
HADO
El Hado (FATUM entre los romanos) o destino es la fuerza irresistible que según los antiguos, impulsaba a los dioses y a los hombres. La fuerza del HADO se manifiesta principalmente en el nacimiento y en la muerte. Así por ejemplo, son personificaciones de estas las moiras y las parcas (divinidades griegas). FATUM Divinidad ciega del destino humano a la que Hesiodo (pensador griego) hacía nacer de la noche y del caos. Especie de genio o demonio personal (símbolo del destino individual. Al FATUM –divinidad inexorable- estaban sometidos todos los hombres e incluso loe héroes y los dioses. Los decretos del destino, estaban escritos desde la eternidad de los tiempos.

AZAR Los accidentes, los individuos.
Son golpes de suerte o movimientos del humor los que determinan la sucesión de acontecimientos, las costumbres mismas que regulan el comportamiento de los pueblos son presentadas más de una vez como producto de algún accidente pasado.
Todos esos accidentes actúan sobre el curso de la Historia a través de las reacciones de los individuos, sus acciones son motivadas, por lo general, por sus deseos o pasiones que no tienen que ver con la gran política.
Esta en el orden natural de las cosas que los individuos experimentan pasiones diversas, ambiciones, deseos o rencores, pero estas pasiones no se orientan hacia tal o cual objeto más que después de algunos incidentes.

DESTINO
En la mitología griega es una divinidad ciega indomable nacida de la noche, las demás divinidades le están subordinadas. El destino (HADO FACTUM), es en los mitos como en la tragedia griega, la fatalidad implacable en virtud de la cual acontecen las cosas. Ni el propio Zeus puede varar el rumbo del destino a favor de los dioses o de los hombres.

FORTUNA
En la mitología romana la fortuna –principio femenino de casualidad- es la divinidad que personifica la circunstancia caprichosa y voluble. A veces adversa, aunque casi siempre favorable, se mantiene en la vida de los pueblos y de los hombres. La fortuna, simbólicamente distribuye a capricho los bienes y los males.
Polibio, es su búsqueda de las causalidades, da intervención a los juegos múltiples de la fortuna y el azar. También cree en el ejercicio de un poder soberano que da sentido y coherencia al conjunto de la Historia. Esa fuerza inaccesible es la fortuna, a la fortuna la sigue viendo como un horizonte inalcanzable.
En el discurso histórico de Polibio la fortuna tiene incluso una actividad constante, racional y, manifiesta sus emociones y sus motivos de satisfacción o descontento. Es el principio que trasciende la obra en la Historia y asegura, a la vez, su continuidad y su unidad en un todo viviente ubicado más allá de los desordenes de la facticidad.
La fortuna en Titio Livio se basa en Mostar que los pequeños incidente4s pueden convertirse en acontecimientos importantes, pero no influyen sobre el destino que se manifiesta sobres todos a través de la multiplicación de los prodigios.
A CONTINUACIÓN OFRECEMOS UN EJEMPLO DE CÓMO PODER FACILITAR LA COPRESIÓN DE UNO DE ESTOS TÉRMINOS.
Dos países se encuentran en guerra y la victoria del país A sobre el B es inminente, pues el país A cuenta con una flota más numerosa y poderosa. El país A; confiado en su poderío naval, inicia el ataque, pero justo en ese preciso momento, una gran tormenta se deja venir arrasando la mayor parte de la flota del país A. Ahora; las cosas cambiaron y la victoria queda en manos del país B que derrota al pequeño número de barcos restante del país A.
Como vemos en la historia también se puede presentar el azar. Un hecho azaroso, al suceder no tiene una causa que haya sido premeditada y que lo originé pero al fin y al cabo sucede lejos de la manipulación humana.
Sin haber sido presupuestos; ni el hecho azaroso ni las resultantes del mismo, esta intervención del azar determina y modifica un suceso original, en este caso la victoria en una batalla naval.

BIBLIOGRAFIA
Denis Roussel. Los historiadores griegos. Argentina. Siglo XXI editores. 1975. 204p.
Francois Dosse. La historia conceptos y escrituras. Buenos Aires. Ediciones Nueva Visión 2004. 249 p.
José Antonio Pérez-Rioja. Diccionario de Símbolos y mitos. Madrid. Editorial Tecnos. 1997. 427p.
Luís Suárez. Las grandes interpretaciones de la historia. Bilbao. Ediciones Moreton. 204p.

1 comentario:

Anónimo dijo...

You might have considered including in your bibliography:
Díaz-Jimeno, Felipe. Hado y Fortuna en la España del Siglo XVI. Madrid: Fundación Universitaria Española, 1987. ISBN 84-7392-276-X.
Book reviews on this work may be found in Revue Romane, La Coronica, Criticon, Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, Rocky Mountain Publications of the Modern Languages Association, Hispanic Review, MLN, etc.