miércoles, 11 de abril de 2007

ACONTECIMIENTO Y HECHO HISTÓRICO

El acontecimiento es aquello que no permanece, que ocurre a cada instante en el espacio y en el tiempo. No necesariamente se encuentra ligado a la existencia humana, en el sentido que muchas cosas suceden sin la menor intervención de los hombres. Por ejemplo, la lluvia, un eclipse, un terremoto, un maremoto y otros fenómenos denominados naturales. No existen los acontecimientos históricos, existen los acontecimientos humanos, los cuales no pueden ser históricos, ya que una vez que suceden dejan de existir, para que algo pueda entrar dentro de la órbita de lo histórico debe permanecer de alguna manera y cuando ese algo se vuelve permanente deja de ser un acontecimiento, ya que una de las condiciones de existencia de éstos es la no-permanencia. El que los acontecimientos no sean de duración firme no quiere decir que a su paso no vayan dejando rastro de su existencia, de no ser así nos sería prácticamente imposible tener una noción de aquello que aconteció. Los vestigios que van quedando de los acontecimientos, por sí mismos no dicen nada, se les tiene que otorgar un sentido. Es precisamente en ese otorgamiento de sentido que entra la noción de hecho.

Un hecho es una reconstrucción de lo que en algún momento aconteció. No es una reconstrucción fiel y total del acontecimiento, es más bien parcial, ya que es prácticamente imposible volver a construir un acontecimiento tal cual tuvo lugar. En primer lugar, los restos que pueden haber quedado de algo que sucedió son mínimos en comparación a todas las cosas que se conjugaron para que ese acontecimiento pudiera ocurrir, de manera que la reconstrucción de un acontecimiento se ve limitada por las evidencias que nos quedan del mismo. En segundo lugar, la reconstrucción de un hecho depende en gran medida de la interpretación que la persona –o personas- haga de los vestigios dejados por el acontecimiento. Es importante aclarar que no todo hecho es considerado histórico, para empezar, un hecho histórico tiene que ser de una u otra manera un hecho humano, sin embargo, no todo hecho humano entra dentro de la categoría de histórico. E. Carr en su afamado libro ¿Qué es la historia? dice que la condición de hecho histórico depende “[...] de una condición de interpretación[...]”[1] por parte del historiador que estudia el hecho, con lo cual nos quiere decir que un hecho llega a ser histórico sólo cuando un historiador –o cualquier otro estudioso de la historia- lo determina de esa manera. A mi gusto la perspectiva de Carr queda algo incompleta porque prácticamente deja al libre albedrío de los historiadores la consignación los hechos históricos, y desde punto de vista creo que deben existir parámetros que guíen la interpretación del historiador en el establecimiento de los mismos. Al respecto, Luis González y González en El oficio de historiar, menciona que los hechos históricos son “en general sólo los denominados memorables en la jerga del gremio: las acciones representativas o típicos de una etapa y sociedad, los que hicieron época y son fecundos en resultados”[2]. Con lo anterior, Luis González nos está diciendo que un buen parámetro para poder determinar qué hechos son históricos y cuáles no, es analizar las consecuencias posteriores del mismo, lo cual también es un procedimiento valorativo que en gran medida dependen de la subjetividad del historiador.

¿Pueden ser enseñados estos conceptos a nivel secundaria?

Es posible, complicado, pero posible. Es complicado ya que para poder comprender el concepto de hecho, primero es necesario haber comprendido el concepto de acontecimiento y, para poder comprender el concepto de acontecimiento es necesario tener muy claras las nociones de espacio y tiempo, ya que es en esas dos dimensiones en las cuales el acontecimiento tiene lugar.

Una buena manera de tratar de explicar los conceptos de acontecimiento y de hecho es por medio de una noticia del periódico. A través de una noticia es posible que un profesor se esfuerce en explicar a sus alumnos que no todo lo narrado en la noticia fue todo lo que aconteció, sino que en la noticia tan sólo son narrados algunos aspectos que nos permiten darnos una idea de las cosas que ocurrieron.


Bibliografía:
Bloch, Marc, Introducción a la historia, trad. Pablo González Casanova y Max Aub, 5° ed., México, Fondo de Cultura Económica, 1967, 159 p.

Comte-Sponville, André, Diccionario Filosófico, Trad. Jordi Terré, Barcelona, Paidos, 2005.

Carr,E., ¿Qué es la historia?, Trad. Joaquín Moreno 3° ed., Barcelona, Seix Barral, 1970, 212 p.,

González y González, Luis, El oficio de historiar, México: El Colegio de Michoacán, 1988, 268 p., p. 113.
[1] E. Carr, ¿Qué es la historia?, Trad. Joaquín Moreno 3° ed., Barcelona, 1970, 212 p., p. 17
[2] Luis González y González, El oficio de historiar, México: El Colegio de Michoacán, 1988, 268 p., p. 113